16 de agosto de 2007

Taional Planet presenta…La Langosta Espiritual

Hoy vamos a referirnos a una especie de insecto que habita en casi todas partes: la langosta espiritual. Prima cercana de la langosta común -esa verde tan simpática que arrasa literalmente con cuanta cosecha encuentre en su camino- la langosta espiritual en esencia es afín. Descularemos a continuación diferencias y similitudes.
De apariencia susceptible, ojos dulces, mandíbulas blancas, prolijas y cordiales, patas armónicas, contextura física atractiva, la langosta espiritual posee además la capacidad de hipnotizar a quien esté a su alrededor mediante un arrullador sonido que produce frotando sus extremidades delanteras (como si tuviera un trozo de madera entre ellas e intentara hacer fuego) mientras se muerde la mandíbula inferior con la superior. Este sonido produce en quien lo escucha, efectos que nos recuerdan a las leyendas de piratas y corsarios, quienes decían que el canto de las sirenas los transportaba a un estado casi de locura, en el cual razonar se hacía tarea irrealizable. Un rasgo muy particular de esta especie es que no tiene aparato auditivo. Años y años de evolución hicieron que desaparecieran dado que ya no les resultaban útiles: son sordas. La dimensión del cerebro es exageradamente grande en proporción al tamaño de su cuerpo y al uso que le dan; suelen actuar sin pensar ni razonar, mas allá de que tienen la capacidad de hacerlo.
Esta clase de langosta es una mutación de la que ya conocemos, se reproduce ovíparamente como todas, pero a diferencia de sus congéneres que deben desarrollarse por sus propios medios, la langosta espiritual instintivamente cría a sus camadas en comunidades muy parecidas a las familias humanas. En estas comunidades siempre hay un macho Alfa que por lo general es posesivo, dictatorial, violento, agresivo y vil, que mantiene a su hembra y prole bajo su mandato de miedo, pero proveyendo –sin embargo- a su descendencia de todo lo necesario para evitar una posible extinción. De este macho Alfa toman el ejemplo sus crías.
La alimentación de este ser es uno de los aspectos mas importantes de su existencia. En igualdad de condiciones con su pariente, la langosta común, la espiritual va de cosecha en cosecha alimentándose de una y otra sucesivamente, como si su apetito nunca estuviera satisfecho. La diferencia radica en que, mientras la langosta común no desperdicia nada, es decir, se come todas las partes de cuanta planta encuentre a su paso, la espiritual se nutre sólo del interior. Su sistema es casi una estrategia militar: sobrevuela la zona a atacar con mucha altura, va bajando de a poco, haciéndose lentamente parte cotidiana del entorno, hasta volverse parte de el; una vez logrado el aterrizaje en alguna planta de hoja y tallo delicados, la langosta abraza con sus tersas pero duras tenazas a su víctima, y en un beso mortal clava sus mandíbula en el tallo. Mediante su saliva, que posee componentes químicos que alteran la percepción y el buen juicio, mantienen quieta a su presa a la vez que lánguidamente liban el interior de la misma. Así, vitaminas, minerales, proteínas y demás elementos vitales para la supervivencia son absorbidos día tras día, permitiendo a la langosta espiritual asegurar su permanencia y dejando completamente devastada a su captura, pero no muerta; la permanencia con vida de la misma dependerá un poco de la suerte, y otro poco de la profundidad de las raíces, la fortaleza de las fibras y la pureza de la clorofila que hubiere formado a lo largo de su crecimiento.
Cuando considera que ya no puede obtener nada de la planta que acaba de aniquilar, simplemente remonta vuelo en busca de otra cosecha que asolar. Su vida se limita a eso: mantenerse con vida, durar, permanecer, sin saber lo que es vivir. Finalmente, después de transitar su vida dejando a su paso desolación y vacío, la langosta espiritual muere sola (ya que es demasiado compleja y violenta como para vivir en comunidades), presa de brutales convulsiones provocadas por un intenso sentimiento de culpa, insatisfacción, soledad… y pobreza espiritual.


 No merecía tanto amor.

6 comentarios:

Claudia dijo...

Querida Taio: me he cruzado varias veces con langostas del tipo de la Usted menciona y sin dudas comparto cada una de palabras.Muchas veces estas odiosas y malavadas langostas ganan la batalla y hacen sentir sus victimas justamente eso VICTIMAS(aclaro esto porque muchas veces las victimas no se asumen y asi duele menos)y es ahí cuando se siente que llegó el fin,pero querdida Taio permítame decirle que las langostas no son infalibles y que después de cruzarse con alguna de ellas,viene algo ,no sé que,pero distinto que hace que el sol vuelva a salir aún de noche.Espero que mis palabras le agraden querida Taio,no soy especialista en esto,las palabras no me salen tan fácilmente,pero bue... lo intento y lo hago solo por y para Usted se la quiere Taio.

Taio dijo...

Claudia: de este lado también se la quiere y mucho. Langostas depravadas como las de esta especie hay muchas: te aconsejo llenar la planta de pesticidas que no contaminen la esencia de la misma, pero que repelan la invasión de esta alimaña. Te recomiendo también el uso de alguno que deje vía libre a otros insectos, de esos que no son tan dañinos...
Se que después de cruzarse con estos batracios la planta queda en estado deplorable... pero confío en la fortaleza de las raíces y la pureza de la clorofila: esto también va a pasar... lo que no te mata te fortalece. Gracias por pasar, besos!!

Pulpo dijo...

Vi la frase de tu perfil... pega la frase remerosa eh!
Cuando uno es piropero, uno es piropero...

Sobre la langostas, para qué agregarte más...
Aunque más peligrosa es la mantis religiosa espiritual...

Taio dijo...

Pulpo: esa frase la tomé "emprestada" de un profesor que admiro muchísimo... algún día se lo voy a presentar.
Me gustaría que me cuentes mas sobre esa mantis apestosa, no sea cosa que me encuentre con una de esas y me agarre desprevenida. Besos!!

voyeur dijo...

uy, gracias por el link, che.
recién lo veo.

Taio dijo...

Voyeur: por na'. Se le perdona la vista tarde por la miopía... o el cuelgue. Cosas que pasan. Beso!
(Me encantó la relación espuma se fernet-espuma marina... es verdad!!!)